domingo, 31 de marzo de 2013

EL SNOB, EL PEDANTE Y EL CURSI: PRIMOS DE SANGRE

EL SNOB, EL PEDANTE Y EL CURSI: PRIMOS DE SANGRE         



Recuerdo el día que mi abuela paterna, Mary (mujer inteli- gente donde las hay), me definió la palabra «cursi»: «querer y no poder». Se me quedó grabado a fuego en la memoria y desde entonces no pude dejar de observar con mucho interés los rasgos de cursilería en las personas que me rodeaban. Comprobé que aquellos que intentan hacerse pasar constantemente por lo que no son,  reflejan, sin saberlo, un destello de falsedad, de incomodidad y de torpeza, que los delata. Pero cuidado: ninguno de nosotros estamos libres de tropiezos de cursilería; es, podría afirmar sin temor a equivocarme, un rasgo inherente a la condición humana.
    Por lo tanto… no me haré la tonta, confesaré uno de mis más ejemplares episodios de cursilería. Sucedió en la adolescencia, cuando un pretendiende riquillo me invitó a cenar con sus padres a un restaurante retelegante. Claro, yo no tenía ni un pinche vestido medio decente, así que mi amiga Ana me prestó de todo: una falda de su mamá, que se me caía; una blusa suya que me quedaba chica; unos aretes que me colgaban como pesas de hacer ejercicio: !un horror! !Gracias que nadie sacó una foto! Y luego, lo peor, yo no sabía  ni cómo comer aquellas exquisiteces, creo que tailandesas, y nada más miraba atenta para imitar como mono de feria lo que ellos hacían, como en película de Peter Seller. Acabé agotada de tanto querer ser fina y simpática. Todavía estarán reíendose del ridículo que hice los buenos señores, que eran, debo reconocerlo, muy amables.  A partir de ese dia, me rebelé contra querer hacerme la finolis: lástima, no nací para comer con tenedor las costillitas adobadas.

Benito Pérez Galdós
 Rememorando los mejores personajes cursis que he leído, me viene a la mente Rosalía en «La de Bringas» de Benito Pérez Galdós. ¡Cómo la disfruté! Mujer volcada a imitar los usos de la corte, que para lograrlo, incurre en los disparates y  las villanías más desesperadas. La pluma magistral de Don Benito, como le digo yo por ser para mí tan entrañable, nos introduce en la vida y sufrimientos de una mujer empeñada en querer ser lo que no puede ser. Además de divertida (recuerdo pasajes que me arrancaron auténticas carcajadas), hay asimismo en la novela, momentos desgarradores de cursilería derrotada, la cual, claro, se convierte en patetismo puro y descarnado. http://www.biblioteca.org.ar/libros/92656.pdf


     Más tarde en mi infancia me encontré con el alegre término de «pedante»: individuo que a diferencia del cursi, sí tiene un bagaje de conocimientos con el cual impresionar a sus víctimas, así su relumbrón se circunscribe al conocimiento. 
   En cuanto un pedante entra en la habitación, un vientecito denso cubre el ambiente y empieza a disiparse la distensión y la algarabía de la reunión amistosa. Un tanto esperpénticos y penosos son estos personajes, pero inofensivos del todo, y además, motivo siempre de cuchicheos hilarantes a sus espaldas.      
      Tampoco me llevo a engaño, pues sé que todos incurrimos en algún momento en la pedantería. Todos alguna vez hemos sentado cátedra en los terrenos en los que nos sentimos fuertes, los cuales aunque sean un tanto triviales, los convertimos en trascendente. ¿Qué le vamos a hacer? No ocasionamos daños irreparables.
   
La idea del esperpento nos lleva, por supuesto, a recordar al inolvidable Don Gay de Valle Inclán en «Luces de Bohe- mia», contando a todos que ha copiado el único ejemplar del «Palmerín de Constatinopla» y afirmando que todo lo que no es inglés merece desdén; y qué decir de su próposito de fundar la Iglesia Española Independiente, imitando las costumbres anglicanas. Don Gay, ridículo e inofensivo como casi todos los pedantes, muestra las aspiraciones «pedantescas» de la época.
http://www.todoebook.net/ebooks/ClasicosEspanoles/Ramon%20del%20Valle-Inclan%20-%20Luces%20de%20Bohemia%20-%20v1.0.pdf   
    Pocos como Valle-Inclán podían dar voz con más precisión a un pedante, quizá sólo Moliere más de dos siglos antes, que salpica sus obras de múltiples pedantes.
   Hoy, el mundo nos regala nuevos tipos de pedantes, pero…, no nos engañemos, son los mismos perros con diferentes collarse. 

  
Siguiendo con el descubrimiento de términos en esta línea, me encontré finalmente con la palabra «snob», hoy castellanizada en «esnob» por la Real Academia, aunque yo me quedo con el snob de toda la vida, qué caray.
    ¡Gloriosa palabra en boca de todos, «snob»! Acrónimo de sans noblesse o sine nobilité: sin nobleza. Se tiene registrado el término snob desde el medioevo, pero su uso más extendido comienza en el siglo XIX, en las universidades elitistas de Inglaterra. En estos tiempos, el snob es un  «sin nobleza», pero no sólo nobiliaria, sino de carácter..., de alma, diría yo.
    Por sus pretensiones intelectuales, el snob se asemeja al pedante; y por sus aspiraciones de refinamiento y elegancia, al cursi.  Así como ni el cursi ni el pedante llegan a ser odiosos, sino únicamente ridículos y pesados, el snob sí que resulta una presencia desagradable. Ser una  mezcolanza de cursi y pedante es demasiado para cualquier temperamento, y el resultado es nauseabundo y amargo. 
    Pero ¿por qué son así? El snob desprecia todo lo que no se enmarca en los símbolos de prestigio, pero creo que lo desprecia con violencia y desde el resentimiento, y se comporta en consecuencia. El cursi y el pedante, sueñan que han alcanzado sus anhelos; el snob, sabe, en el fondo de su ser, que no, y se despercia a sí mismo.
     Los snob, a pesar de «existir» desde hace siglos, se han instalado en nuestros días como si éste fuera su tiempo. El principio de autoridad cutural, presente a lo largo de la historia, es hoy menos noble y más chabacano que nunca, y por ello los snobs ni siquiera tienen ya necesidad de cultivar las cualidades de un pedante. Por otro lado, los cánones culturales son hoy tan rebuscados, absurdos, y cambiantes (resultado de una «cultura» basada principalmente en consideraciones mercantiles), que convierten a los snobs en seres histéricos, casi ezquizofrénicos, que deben mudar constantemente sus criterios intelectuales. Han terminado por ser veletas que el viento de los intereses del estatus quo «cultural» define según le convenga, muy pocas veces sustentado en méritos artísticos. 

      Me parece que esto se evidencia en las artes plásticas, terreno donde nos quieren hacer creer que un lienzo tachoneado es una obra de arte. ¡Qué divertido es ver a los snobs frente a estas tomaduras de pelo, fingiendo casi un orgasmo! Y lo mejor: ¡comprándolos! Qué maravilla.
    !La cantidad de esfuerzos inútiles a los que se someten los snobs para tratar de codearse con los dueños reales del poder cultural y monetario! !Si supieran que éstos sólo los utilizan para venderles mercancías y llenar sus museos, teatros, restaurantes, etc...!
   

De este arquetipo   muchos podemos   salvarnos; sobre     todo los que nos     hemos resignado a ser unos auténticos nacos, horteras,      paletos, pelados      ordinario o a el         sinónimo de nuestra preferencia. Como yo,    asumida naca de pura cepa. Cucaracha tenía que ser…                                                         
    Pero, bueno, como tiene que haber de todo en este mundito en el que nos tocó vivir, como dice Cristina Pacheco, pues que los snobs lo disfruten, si pueden.          
     Mientras tanto yo me voy, aunque sea a una pata, a bailar con Lila Downs, que me canta muy bonito mi canción:


31 comentarios:

  1. Creo que hay dos maneres de ser 'cursi'.Una es pretender serlo,y la otra es serlo porque en una etapa de la vida llegamos a complejarnos.Eso si,no culpo a ninguna de esas formas de ser cursi.En el primer caso,aveces nos encontramos en un medio ambiante donde no nos queda de otra mas que 'actuar' como los demas con tal de dejar buena impresion,y en el otro caso aveces el ser humano queda insatisfechos con lo que no haya logrado o celoso de lo que los otros si hayan logrado y automaticamente se acompleja.En los dos casos nos llenamos con sentimientos y valores que no son buenos pero son parte de la naturaleza humana (El que esta libre de pecado que tire la primera piedra).Creo que a todos no haya tocado ser cursi en una etapa de la vida,y quien sabe a lo mejor nos tocara serlo otra vez.Perfectos no,pero humanos - si!

    Fuerte abrazo,Ana :)

    ResponderEliminar
  2. De acuerdo, Darko, a ver quién tira la primera piedra. Qué risa

    ResponderEliminar
  3. Para mi, no son mas que términos que definen de una u otra forma un mimetismo social que convergen inexorablemente en el ego.
    Ana favor no agregues tantos modismos mexicas, quedo pillo y no cacho ni una.

    Me gusto tu blog, gracias

    ResponderEliminar
  4. Conceurdo contigo, John, con lo del ego, por eso los llamo primos de sangre.
    ¿Te parece que traduzca los modismos?
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Hola ana me encantó este relato sobre el cursi,el pedante y el snob,
    muy interesante, como relatas la vida de cada personaje de estos en la actualidad esta genial...gracias esta genial!!!

    ResponderEliminar
  6. Hola,Ana me has hecho agradable el comienzo de este dia, el leer tu blog me causo buena impresion en la forma que lo relatas y con que sencillez haces a uno participe de este relato, tienes razón la mayoria en algún momento de la vida hemos sido snob,cursi y pedante, saludos y sigue deleitándonos con este tipo de relatos.

    ResponderEliminar
  7. Gracias, Efrén . Me alegra que te haya gustado. Me reír sola recordando mis momentos ridículos, no me cabían aquí, pero me divertí. Un saludo afectuoso

    ResponderEliminar
  8. Muy estimada Doña Cucaracha: Que deleite poder verse reflejado en sus letras, sin duda esta nueva página dejará de ser Snob. jajaja. Muy bueno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Toño! Claro, todo menos snob, queé flojera, ¿Te imaginas? Cuídate mucho

      Eliminar
  9. Sra. Ana me encanto tu artículo: es para mí placentero aprender algo nuevo cada día, nunca me preocupe por saber que era un snob ni cual su origen y en estos tus comentarios me hiciste analizar, que efectivamente hay personas que ignorantes de sus actitudes por querer ser algo diferente y marginarse de los demás incurren en estos tontos comportamientos Gracias Ana siempre me ha parecido usted admirable y ahora más. O como dijeran en mi pueblo ora más tas mas leída e injormada .

    ResponderEliminar
  10. !Muchísimas gracias, Benito! Espero que "ora más leída mi Cucaracha" le siga gustando. Un saludo afectuoso

    ResponderEliminar
  11. Lo que más me chocó de este blog es el nombre, porque creo que tenemos concepciones diferenes de esta palabra, que allí se utiliza con connotaciones diferentes y más amplias que aquí (en España), por ello y aunque me encantó el video y la canción creo que no logré entenderla en toda su extensión.

    Mientras leia tu artículo intenté evocar a qué categoría incluiría a un conocido, nacido en familia de posibles pero con mucho menos brillo que la misma, gusta de lo caro y es en las formas muy cortés, pero intenta aprovecharse de los otros para sustituir su grado de incompetencia.

    También quisiera comentarte las frases tuyas que más me han llegado de tu artículo: "un vientecito denso cubre el ambiente y empieza a disiparse la distensión", lo malo de la pedantería ocasional es que la vida (hablaré en primera persona) se empeña en bajarme de ese pedestal cuando me subo al mismo. "El snob es un sin nobleza pero no sólo nobiliaria, sino de caracter, ...de alma diría yo" mi conocido creo que se asemejaría a un snob, con el peligro que no se si desprecia a los que no están a su altura pero que si intenta aprovecharse de ellos si media la ocasión.

    Yo creo que por nuestra cultura, es dificil ser autentico, ser uno mismo, es una búsqueda casi constante a través del tiempo. Por lo menos a mi me pasa.

    Muchos saludos y siento haberme extendido demasiado.

    ResponderEliminar
  12. Kiki, la cucaracha es un corrido de la revolución mexicana. Luego colgaré una versión original. Todos en México conecemos la canción.
    Imagino a tu conocido, debe ser todo un personaje.
    Sí, a veces vivimos como reafirmándonos y es agotador, y finalmente un tano inútil; como si quisiéramos modificarnos en base a una imagen ideal.
    Gracias, un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El famoso nombre de La Cucaracha viene del apodo de una soldadera de la revolución Mexicana. Cuatro mujeres fueron líderes en la lucha armada de esa época: Juana Gallo, La Adelita, La Valentina y La Cucaracha. Hay una película de la revolución Mexicana llamada La Cucaracha estelarizada por María Félix.

      Como era de esperarse el pueblo le compuso corridos (canciones populares anónimas) a todas ellas. Siendo la canción de La Cucaracha, tal vez, una de las mas conocidas a nivel mundial.

      Saludos Ana...
      Bellos recuerdos y excelentes pláticas contigo en La Cucaracha - México.

      Eliminar
  13. LETRA DE LA CUCARCHA


    La Cucaracha, la cucaracha,
    ya no puede caminar,
    porque no tiene, porque le falta,
    marihuana que fumar.

    Ya se van los carrancistas,
    ya se van por el alambre,
    porque dicen los villistas,
    que se estarán muriendo de hambre.

    Pobre de la Cucaracha,
    se queja con decepción,
    de no usar ropa planchada,
    por la escasez de carbón.

    (Coro)

    Pobrecito de Madero,
    casi todos le han fallado,
    Huerta el ebrio bandolero,
    es un buey para el arado.

    La ropa sin almidón,
    se pone todos los días;
    y sin esas boberías,
    se me figura melón.

    (Coro)

    ¡Todos se pelean la silla
    que les deja mucha plata;
    en el Norte Pancho Villa,
    y en el Sur Viva Zapata!

    Una cosa me da risa:
    Pancho Villa sin camisa,
    otra cosa me da horror,
    al vil Huerta en camisón.

    (Coro)

    Necesito algún “fortingo”
    para hacer la caminata,
    al lugar donde mandó
    a la convención, Zapata.

    Una guacamaya pinta
    le dijo a una colorada,
    quien se meta con mi patria,
    se lo carga la…

    (Coro)

    Hay unos que roban mucho,
    y luego huyen muy lejos,
    validos de fuero y mando
    y de que nos creen pen…itnetes.

    (Coro)

    Qué bonitas soldaderas
    cuando bailan el fandango.
    Viva Pánfilo Natera,
    el orgullo de Durango.

    Ya murió la Cucaracha
    ya la llevan a enterrar,
    entre cuatro zopilotes
    y un ratón de sacristán.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Agustín!! Las estrofas están buenísimas. He encontrado más; voy a hacer una selección con todas para colgarlas. Un saludo y buen domingo

      Eliminar
  14. ¡Qué buena entrada! Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Carolina!! Un saludo, cuídate

      Eliminar
  15. Tu Cursi fan numero UNO te felicita nuevamente...jajajajaja... Es divertido leerte! Saludos Ana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, aquí la cucaracha cursi, te lo agradece mucho!
      Saludos

      Eliminar
  16. Respuestas
    1. UUUUUfff!! Ese se merece una entrega aparte, sin duda. Lo voy a hacer pronto, graicas, VivaLaFa. Saludos cucaracheros

      Eliminar
  17. Muy buena entrada. Me llamó la atención la referencia a "La de Bringas" del maestro Galdós: la leí hace poco y la encontré divertidísima y punzante, literatura de la mejor. Al igual que "Tormento", en la que volvemos a encontrar a personajes conocidos...
    Saludos

    ResponderEliminar
  18. !Gracias! Sí, La de Bringas es una de mis preferidas, de Pérez Galdós, que a su vez es uno de mis escritores preferidos. Cuando no estoy en mi mejor estado de ánimo, voy a Don Benito, de verdad. Es fascinante. Qué curioso, acabo de comprar en una librería de segunda mano, Tormento en la edición de Alianza, pues no la he leído, ¿la comentamos en La Cucaracha? Saludos cucaracheros, Alx

    ResponderEliminar
  19. Me temo que lo has hecho al revés Ana, pues aunque son argumentos independientes, Tormento se desarrolla ligeramente antes en el tiempo, con lo cual habrá situaciones que te suenen ya como pasadas; pero vamos, seguro que la disfrutas igual. Luego te quedaría El Doctor Centeno (si es que no la has leído ya) y completas la supuesta trilogía.
    Y sí, cuando quieras la comentamos...

    ResponderEliminar
  20. Tienes razón, Alx. El doctor Centeno me gustó un poco menos que La de Bringas, y en cuanto acabe Tormento, me gustaría hacer una entrega. Ya la comentaremos. ¿Cuál es la que más te gusta de Don Benito?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues casi sin pensar el primer título que me sale es Fortunata y Jacinta, pero también le tengo mucho cariño a La Fontana de Oro... Y la favorita tuya?

      Eliminar
  21. Fortunata y Jacinta, no lo puedo remediar, los personajes están vivos por las calles de Madrid

    ResponderEliminar
  22. Una pregunta Entre dos fuegos hay en ella algunos parajes de ajedrez. Muchas gracias,

    ResponderEliminar
  23. El Snob esta en su época, Aunque el desear ser diferente a través del tener mas que del ser viene desde la época medieval con el nacimiento del comercio entre feudos, la globalización, la facilidad en transportarse de un punto de un mundo a otro de manera rápida, ya sin mencionar las redes sociales.

    Desde la segunda parte del siglo XX el tener llego a ser mas fuerte que el ser, la forma se tomo como fondo, y el nuevo rico abundo gracias a las oportunidades de un mundo globalizado, tecnificado e impersonal gracias a la "modernidad".

    Extraordinario este blog, pero como buen chapado a la antigua me seria fascinante platicar con gente tan inteligente con un café y mirando a los ojos a mi interlocutor, es decir amo las facilidades de los medios electrónicos pero sigo siendo un fan de la relaciónes interpersonales,

    Felicidades Ana, realmente cada vez que te leo te admiro mas

    ResponderEliminar