lunes, 29 de diciembre de 2014

Sobre el pinche 2014, y mi postura sobre las elecciones del 2015


Sobre el pinche 2014, y mi postura sobre las elecciones del 2015

Pinche, sí, no hay más que decir. Los mexicanos hemos vivido un 2014 de mierda en lo general; en lo particular cada quien vivió mejor a peor, pero si para muchos era clara la debacle nacional, la descomposición final del Estado, la impunidad y la violación sistemática a los derechos humanos, desde este año quien no lo vio es porque o participa en toda esta podredumbre o de plano está muy necesitado de no ver.

Ayotzinapa fue el motor que nos puso en marcha porque se convirtió en la evidencia clara de la nueva y renovada guerra sucia, ejecutada de bulto y en una sola noche contra normalistas, tres de los cuales cayeron ejecutados extrajudicialmente y 43, desaparecidos de manera forzada. Hoy sabemos, sin lugar a duda, que todas las fuerzas del Estado y todos los niveles de gobierno estaban coludidos.

La diferencia ahora es que no hay marcha atrás, no hay forma humana de “superarlo”, pues ya no podemos decir que no vimos, que esto no pasó y que no volverá a pasar. Entonces, ahora, si queremos vivir, además de exigir justicia y la aparición de los compañeros, existe un asunto impostergable: tenemos que deshacernos de este Estado criminal. 

Sabemos que, por el momento, estos crímenes quedarán impunes, pues el Estado los perpetró y el Estado no se va a castigar a sí mismo. 

En México la impartición de justicia siempre ha sido la base de la impunidad, la prebenda de los poderosos y el nido de ratas más putrefacto imaginable. La capacidad de corrupción en México ha sido históricamente descomunal, y el poder judicial cierra el círculo pernicioso, pues nos deja sin salida, atrapados sin posibilidad ninguna de justicia. 

El aparato judicial en México es un negocio monstruoso. La extorsión contra un detenido empieza desde el primer momento de su captura y hasta el final de su proceso y sigue en la cárcel, si entra en ella. No hay escapatoria. Todos los mexicanos sabemos que si no hiciste nada, pero no repartes lana, te van a "entambar"; si cometiste un delito y no das lana, te va a ir mucho peor que lo que está marcado en la ley. Si tienes lana e influencias, la libras seguro. Y si eres un preso político, te jodiste. Este poder judicial es quien hace posible, hoy más que nunca, la impunidad absoluta de los crímenes de Estado. 


Pero la corrupción no es sólo la extorsión, el saqueo y el abuso del poder, sino algo más bestial, y la palabra nos ayuda a profundizar, pues es muy precisa.  La definición de corromper es:” Echar a perder, depravar, dañar, pudrir”. Y cuando algo se corrompe, pierde su esencia.

Los Estados nacionales fueron creados para reunir las instituciones que gobiernan y tienen la autoridad sobre pueblos determinados. Los Estados nacionales protegen los intereses de la clase dominante, nos guste o no, nos suene marxista o no, es así. Claro que para poder tener el poder y el control sobre los pueblos forzosamente el Estado debe garantizar mínimos de bienestar a los ciudadanos, de otro modo no se sostiene por mucho tiempo. Aun los Estados totalitarios deben cumplir esta premisa. 

Hoy los Estados nacionales están incumpliendo con esta obligación, porque la crisis en la clase dominante no permite el margen necesario para garantizar un mínimo de bienestar y aún más, esa clase necesita hoy menos que nunca de la clase trabajadora, pues la producción cada día es más tecnificada. Lo que sí necesita es mano de obra extremadamente barata, y además, necesita materias primas en abundancia, pues de otro modo, digamos que, “no le salen las cuentas”. México tiene ambas cosas, manos de obra baratísima, y mucha materia prima de gran valor.

En 2014, el Estado y las corporaciones nacionales y extranjeras, se quitaron la careta ya descaradamente. El Estado encarceló y ejecutó extrajudicialmente quién sabe a cuántos ciudadanos en resistencia, aunque conocemos sólo algunos casos que se les escapó a su control mediático y judicial: Tlatlaya e Iguala son los más importante.  

Por tanto, desde este 2014 sabemos que el Estado está dispuesto a asesinar, encarcelar y desaparecer a quien se ponga en su camino, usando sus fuerzas o las de sus paramilitares, alias el “crimen organizado”.  Las corporaciones petroleras, mineras, gaseras, madereras, etc, están volando como buitres sobre las riquezas o ya están dentro del territorio y necesitan un pueblo que no les dé problemas. Para hacerlo posible, el Estado debe mantenernos sosiegos, y un ejemplo de ello es la creación de la Gendarmería Nacional para "prevenir riesgos en procesos productivos". Así o más claro.

Muchísimos mexicanos estamos, ahora sí, hasta la madre, y lo más importante de este 2014 es que nos dejó claro que no hay posibilidad alguna de cambiarlo mediante componendas en la clase política, pues es un cártel de criminales que se unieron en el “Pacto por México”, por medio del cual mataron la poquísima resistencia política, entre otras, contra las reformas económicas que están en el fondo y la superficie de la violencia en México.  

Sabemos también que estamos solos, pues los gobiernos de mundo y el grueso de sus instancias supranacionales no harán nada contra estos criminales. ¿Por qué? Porque quieren nuestra mano de obra baratísima y nuestras riquezas; ah, y venderle al Estado mexicano muchas armas y servicios de mercenarios y entrenamiento militar y policíaco. Tenemos el apoyo de una parte de los pueblos del mundo y es invaluable.

Eso de “despertarnos” ya es un concepto hueco, estamos ya desvelados de tantas horas despiertos. ¿Vamos a seguir, ingenuamente, pidiéndole al Estado que abandone sus intereses y proteja a los ciudadanos? Absurdo, ¿verdad? La respuesta no la va a dar el Estado, no le vamos a arrancar nada, pues no va a ir en contra de sí mismo. 

Da exactamente igual por quién se vote; como decía, el cártel que se consumó en el Pacto con México hace que no haya diferencia alguna entre partidos, aunque, en realidad, nunca la hubo. Y a las pruebas me remito: reformas aprobadas en horas, sin discusión parlamentaria; represión generalizada en todos los Estados, gobernados por unos y otros; e inexistente separación de poderes. A eso se le llama cártel, en economía y en uniones criminales, como el Estado mexicano.
 
Yo me pregunto: ¿Desconfiamos tanto unos de los otros que no somos capaces de crear un tejido fuerte que repela los abusos, que defienda, resista y construya, aun cuando vemos el peligro en el que nos encontramos? Pueblos indígenas sí han demostrado inteligencia y valor, y en lugar de hablar, en las condiciones más adversas posibles, han  conquistado su autonomía del Estado criminal. Pero a pesar de su ejemplo, nosotros no somos capaces de ponernos de acuerdo con nuestros vecinos para parar ni siquiera un atropello local, y ¿así queremos arreglar el país? Neta, eso no tiene sentido. Para muchos la salida será buscar que alguien los salve, caerán en sus redes dentro de la urna electoral, y sentirán que han cumplido. Ojalá fuera tan fácil para mí.
No, yo no voy a hacerle el caldo gordo a esta clase política criminal. No votaré por ninguno (bueno, nunca lo he hecho), y por supuesto, no iré a legitimar ni con mi presencia ni con mi voto blanco, nulo, negro, morado o rojo; nada de nada. Ah, y también me valdrán auténticamente madres sus campañas políticas, sus dizque pleitos, su propaganda y su avasallamiento mediático; para mí todo ese ruido de fondo no existirá. 

Los padres y compañeros de los normalistas asesinados y desaparecidos por el Estado mexicano pidieron que no votemos mientras no aparezcan, y por ellos y por todo lo anterior, la siniestra farsa electoral no contará conmigo...


20 comentarios:

  1. Gracias por esas palabras, especialmente por puntualizar tan atinadamente el hecho de que estamos desvelados, no planeo sacar mi INE ni volver a votar mientras siga respirando, espero poco a poco la gente se nos una y dejemos de alimentar al sistema, labor titánica, pero no imposible. Un fuerte abrazo Ana

    ResponderEliminar
  2. la letra muy pequeña me cuesta trabajo leerla

    ResponderEliminar
  3. Gracias Ana, tus argumentos son contundentes, me hiciste recapacitar sobre votar. Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Hola Ana.

    Coincido en muchas cosas. Desgraciadamente, el tema del Estado no es privativo de México ni de un partido político en este país. Hay un eje de política económica que vuelve a hacer agua y se lleva consigo todo un "corpus" de derechos que en el pasado se ganaron, así como la dignidad, la humanidad, la ética y la integridad de casi todos los políticos y grandes empresarios en todo el orbe, si es que alguna vez tuvieron esos atributos.

    Y definitivo, no hay que legitimar la base del proceso político en México; ni pararse cerca de las urnas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, y si ves, cuando hablo de Estados nacionales que han abandonado su obligación de garantizar mínimos de bienestar, no especifico al mexicano. Sólo lo hago en los aspectos intrínsecos a éste. Un saludo, y feliz año

      Eliminar
    2. Aunque tarde, también te deseo un excelente 2015...

      Eliminar
  5. No ir a votar no soluciona nada, al contrario facilita la compra y manejo de votos, si quieres manifestar tu descontento ve a votar y anula tu voto, rompe la boleta, también la puedes rayar con un mensaje e incluso te la puedes traer, de esa forma muestras tu descontento y el mismo tiempo impides que manipulen tu voto, saludos.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Ana! Antes te admiraba, hoy te amo. Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Solo el pueblo unido puede decidir, luchemos contra esta estructura gubernamental criminal. Hasta donde permita la existencia! Ni un paso atras.

    ResponderEliminar
  8. El 2014 fue de dolor, muchos despertamos y estamos con coraje. Este 2015 es de organizarnos con el pueblo organizaciones civiles, ongs, sindicatos, etc, etc, ya estamos hasta el tope corrupción, ordenes de aprehensión contra activistas, asesinatos, saqueo, robos, acabar con el medio ambiente. Basta ya fuera el mal gobierno.

    Recibe un saludo combativo.

    Atte. Oscar G.

    ResponderEliminar
  9. Ana, admiro tu valor y pasión. Me encanta la honestidad de tus letras. Sigue contagiandonos!

    ResponderEliminar
  10. No creo que sea bueno el no votar, a mi parecer es mejor ANULAR EL VOTO son tan malditos y capaces de llevar a gente comprada para hacerlo y a la vez comprar a los que esten en la mesa para que los que no fueron a votar y peor aún, hasta los que ya estan muertos aparescan como si hubiesen votado...Me toco ver esto en unas votaciones internas de un partido cuando me toco estar en casilla...Tu sabes que se cierran las casillas a determinada hora así este una fila larguisima se tiene que atende a la última persona, resulta que ya casi para cerrar, llegó mucha gente a la que se tuvo que atender pero muchas de ellas no aparecían en padrón y aún así votaron con el nombre de otras que no habían ido a votar, si vamos a votar, no podrán usar tu nombre para hacerlo...Es mi Opinión...SALUDOS ANA, TE ADMIRO

    ResponderEliminar
  11. En efecto! Estamos desvelados! La izquierda oficial ha implementado la lógica de la lucha electoral en la gente que todavía se muestran renuentes a dejar de participar en el circo electoral. Anular, votar blanco, etc, nos mantiene en el circo, en la simulación. Yo no participaré en esa farsa aunque los izquierdistas bien portados prefieran esa vía. Prefiero, destruir urnas antes que llenarlas!!!!

    ResponderEliminar
  12. Buen dia! Todo lo que acontece no solo se mueve en Mexico, esto va a niveles internacionales, en las cuales ciertos paises estan dentro de grupos los cuales siguen lineamientos y politicas que ya han sido establecidas por grupos poderosos o secretos. De ahi que busquen como manipular a milones de gentes y peor aun en un futuro no lejano endremos un chip localizador. Lo que ha creado la tecnologia a beneficio de unos cuantos cuando esta esta mas haya de nuestro alcance, cuando llega a nosostros como tecnologia ya explorada y barata. Seguiremos sin prepararnos, sin leer, ni actualizarnos, porque no le conviene al gobierno tener gente preparada sino de quienes se mantiene y lo eligen como su gobernante. A juicio se tendria que elegir una persona estudiada y con el perfil para proponerse como candidato. Todos tenemos el poder y podemos hacer el uso de nuestros derechos que ultimamente quieren borrarlo y mas con las modificaciones perversas a nuestra Constitucion. Cuantas veces y que tiempo nosotros iniciaremos el cambio sin derramamiento de sangre, cuando dejaremos de ser seres irracionales cuando supuestamente somos seres con inteligencia. Esta bonito tu blog como siempre la verdad aunque duela, real y cruda. Que tengan buen nicio de año. De hecho coloque unas lineas deseando y esperando lo mejor para el 2015....

    ResponderEliminar
  13. ANA COLCHERO PARA PRESIDENTA DE MÉXICO!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JUANITO PARA PRESIDENTE DE MEXICO!!

      Eliminar
  14. Pues hombre; vámonos mejor a Cuba o Venezuela, ahi estaremos mas feliz CON EL SOCIÓPATA DE MADURO, ¡¡¡VIVA LA REVOLUCIÓN, CARACHO!!!

    --VOLTAIRE--

    ResponderEliminar