domingo, 8 de septiembre de 2013

EL MANIPULADOR ES MÁS ANTIGUO QUE LAS PUTAS


EL MANIPULADOR ES MÁS ANTIGUO QUE LAS PUTA



La manipulación es hacerte querer lo que realmente quiero yo. Para lograrlo omitiré y alteraré la información, y fabricaré hechos y razonamientos para convencerte. Lo repetiré tantas veces como sea necesario y utilizaré todos los medios a mi alcance.

¿Quién no ha conocido a un manipulador? ¿Cuántos de nosotros tenemos una madre, un amigo y no digamos una pareja manipuladores? Yo sí, aunque no diré quiénes son.  ¿Cuántas veces hemos hecho o pedido algo que en un principio no queríamos? ¿Qué pasó?, nos preguntamos. ¿Cuándo cambié de parecer?

Al tomar distancia, muchas veces nos damos cuenta (muchos otras no) de que como una arañita laboriosa un amigo, grupo, autoridad o simplemente nuestra santa madre, nos ha ido tejiendo una red en la que al final hemos caído, cambiando nuestra opinión, nuestras convicciones y hasta nuestros deseos, por otros que son siempre lo que esa persona, grupo o autoridad nos ha inoculado con su ascendiente sobre nosotros.

La manipulación es muy diferente a la tiranía, a la imposición. Se vale de la seducción y la paciencia, pues quiere que no exista oposición de nuestra parte para lograr su cometido y para conservarlo, sobre todo.


Cuántas veces las parejas, al reclamarles que hemos hecho algo que no queríamos, responden con un: “Pero si tú estabas de acuerdo, tú mismo me lo pediste” Y sí, luego recordamos cómo fue aquello: “¿Mi amor, qué te parece si vamos a esta película? “No, a mí no me gustan las películas románticas”, objetamos. “Pero si fulano me dijo que había un montón de balazos”, mentimos, aunque sólo haya en la película un balazo que mata al amantísimo esposo. “Si es así, órale, vamos”.

¿Y cuántas veces nosotros, sí, nosotros, hacemos lo mismito?:  un montón y desde niños. A poco no recordamos cuando le decíamos a nuestro compañerito de juegos: “Este carrito está más chido que el que tú tienes”, porque eeeeeese era el que nosotros queríamos.


Para manipular, el manipulador tiene que construir una confianza importante en el otro. Sino no tendría credibilidad ni injerencia en el manipulado. Muchas veces esa posición de confianza y poder sobre el otro está dada por la propia jerarquía, otras veces la construye. Recordemos la novela de Patricia Highsmith, “El talento de Mr. Ripley”, y cómo éste va tejiendo su telaraña sobre Greenleaf.

En el primer caso, el de la autoridad, la confianza se va creando en gran medida con auxilio de los medios de información; estos tienen todo el entramado para crear los lazos de credibilidad y confianza en el auditorio, lo que los convierte en un instrumento muy eficaz de penetración y sobre todo de manipulación. Pero esto es algo muy manido; todos lo sabemos, aunque seguimos cayendo en su influjo. Curioso ¿verdad?


Tengo una anécdota muy simpática sobre esto mismo: en el festival de cine de Huelva alguien me abordó para felicitarme por mi participación en una película con Brad Pitt. Yo le dije que no había trabajado nunca con aquel guapo señor, ante lo cual, el hombre me respondió entre indignado y aleccionador: “Claro que sí, lo leí esta mañana en el periódico”. “Pues bueno, si usted lo dice”, le respondí.



Pero bien, hasta ahí no se hace daño a nadie, hasta me pude quedar con la fantasía de una escena en góndola con el hoy marido de la Jolie, pero cuando ya lo que se persigue es más que una nota para llenar la sección de espectáculos, ese es otro cantar.

No puedo evitar señalar lo que está pasando en el mundo, y en concreto en México, con la manipulación informativa e institucional para destruir los derechos y vender  la riqueza nacional. No entraré a reflexionar sobre las reformas o la venta de activos, sino sobre el proceso de manipulación que logra que lo que sólo a unos pocos favorece sea pedido por la mayoría, a pesar de ser los directamente perjudicados. 


            Sería muy ingenuo pensar que de la noche a la mañana a un gobierno se le haya ocurrido, “vamos a vender Pemex” o “vamos a cambiar la ley laboral”. Esto es el colofón de todo un proceso. La punta del iceberg, que se dice. Cuando sale la propuesta a la luz, ya lleva mucho tiempo trabajándose el asunto.

            Así, primero, ya que el gobierno tiene en sus manos la administración y el control de lo que piensa vender o la ley que piensa modificar, debe JUSTIFICAR la venta o alteración de la ley, y qué mejor justificación que “porque no sirve”. Y… para que “no sirva ya” la solución es muy sencilla: ¡descomponerlo! En lugar de hacer su trabajo y poner a funcionar correctamente las instituciones o servicios del estado, (que son públicos pues deben dar un servicio fundamental para la sociedad y por lo tanto no buscan obtener una ganancia), lo “descomponen”. No me detendré en las múltiples formas para destruir la sanidad pública, las empresas paraestatales, la educación, etc, etc. 


            Para que nos quede claro, en EU por ejemplo, hoy los empresarios han tomado como negocio la administración de las cárceles porque “el estado no era capaz de hacerlo bien”. Ya no le hacen feo a nada estos empresarios; están desesperaditos. Claro, ahora a los jueces les pagan una lana por cada sentencia de cárcel y a los legisladores para endurecer las penas. Precioso esto de la democracia, precioso.

            Bueno, a lo que íbamos: ya convirtieron la educación pública o Pemex, por ejemplo, en una actividad o empresa llenas de rezagos, deficiencias y carencia. Claro, cualquier capitalista, lo lógico es que huyera de una empresa o un servicio que es inoperante o está en números rojos. Pues no, resulta que estas empresa de producción y servicios son una golosina para los generosos y entusiastas empresarios que se sacrificarán por la sociedad y comprarán a bajo precio, eso sí, estos despojos de la nación. 


Las cifras, claro, están bien alteradas para ocultar o mostrar lo que conviene o no revelar. Destruir el IMSS no es lo mismo que cargarse la producción petrolera: al IMSS van los trabajadores y si se mueren, pues qué pena (cuando lo privaticemos ya será negocio),  pero no se va a dejar de sacar petróleo y perder ese dinerito ni invertir con dinero público en infraestructura para después venderlo bien baratito a los amigos empresarios.

            Así nos bombardean con paciencia durante años sobre los problemas irresolubles de las instituciones públicas. Pero yo me pregunto: ¿Por qué no nos ponemos de pie encabronadísimos y respondemos?: “Pues haz tu pinche trabajo que es para lo que estás ahí y te pago un sueldo, presidentucho, secretaruicho de estado, directorsucho de Pemex, del Imss, diputadete, senadorzucho de porquería? Pero no, eso no se nos ocurre. Miramos impasibles la destrucción, como si fuera una fatalidad, pero….

            …pero claro, siempre se necesita un culpable, ¿sino cómo?, alguien podría preguntar: "¿Bueno y entonces quién tiene la culpa de este desastre de gestión?". Ahí empieza la segunda parte de la gran manipulación, pues el objetivo no es tener a un país dando la lata al oponerse a perder sus derechos y riquezas, sino dóciles corderitos que no sólo acepten sin chistar, sino que hasta lo pidan.  

          
  
Y no se les ha ocurrido en estos tiempos un disparate más inconmensurable que culpar a ¡¡los trabajadores!! de la mala administración, desempeño y hasta de las tarifas de los servicios públicos. ¿Perdón? ¿Cómo? ¿Pero qué soy yo pendejo? Así que resulta que los altos cobros de la luz y el mal servicio era responsabilidad de ¡los trabajadores del SME!, ni siquiera hablaban de los trabajadores de la compañía de luz y fuerza, sino del sindicato. A ver, a ver… ¿cómo? ¿El sindicato era el dueño de la compañía de luz? ¿Y el director, el secretario de energía, el presidente? No, ellos no sabían nada ni tenían la culpa de nada, son los trabajadores los que cobraban, administraba el servicio… De locos, vamos.

            Ahora lo mismito con los maestros: esos seres malvados, vagos de billar, perversos, y abusivos, son los culpables de los problemas de la educación púbica en México. La cúpula sindical y las autoridad coludidas para robar y maniobrar a su antojo la enseñanza, no aparecen por ningún lado. La Secretaría de Educación Pública es inocente de todo pecado o mala acción. ¡Ah, chingaos!



            Campañas van y vienen… Cargada completa, exaltación de la violencia, clasismo y racismo contra los maestros. Campañas de escarnio, burla, desprestigio. Ya tienen a su culpable y la población clama justicia contra estos maestros huevones y corruptos. Nadie menciona al secretario de educación, nadie. Imaginando, que no es, que fuera cierto, cómo es que nadie pregunta algo muy sencillo: ¿por qué dejaron que pasara eso? ¿quién permitió que la educación se deteriorara así?

      
  Loros, somos loros amaestrados. La manipulación no es un arte, es el resultado de nuestra incapacidad de raciocinio, junto a una necesidad muy poderosa de delegar los problemas a otro, pero sobre todo apela y se alimenta de nuestra falta de empatía. Imposible sería que alguien intentara manipularme si yo cuestiono sus argumentos y me pongo en lugar de la persona injuriada. Si investigo. Si me pregunto algo muy simple: ¿Quién se beneficia de todo esto?

p.d. ...pero pobres de nosotros, pues cuando la manipulación no sea suficiente, vendrá, claro, la represión aún más salvaje de lo que ya es. Así que o nos dejamos por la buena o será por la mala... "O te alojas y te dejas que te chingue o te madreo". No hay de otra ¿o sí...? 
   

10 comentarios:

  1. Excelente publicacion y considero que los medios de comunicación al servicio del estado an hecho bien ese papel, al mostrar solo lo que ellos consideran conveniente.

    ResponderEliminar
  2. Que buen trabajo, ojalá que todos los mexicanos lean esto y comienzen a despertar, en lugar de estar sentados mirando el fútbol.

    ResponderEliminar
  3. Poca madre de discertación. Un gusto leerte Ana...

    ResponderEliminar
  4. Poca madre de discertación. Un gusto leerte Ana...

    ResponderEliminar
  5. Excelente publicación. Muy acertadas tus palabras y perfectamente extrapolable a la situación que vivimos en España. Un saludo Ana.

    ResponderEliminar
  6. Además de bella... inteligente, muy buen artículo, Ana, ¡me encantó!

    ResponderEliminar
  7. Ana, comparto tus ideas, ojalá muchos pensaron así como lo has expresado en el articulo, estamos siendo sometidos aun mas por los poderosos, despojados cada vez de lo poco que teníamos y de nuestros recursos. Lo malo es que muchos permanecen con los sentidos insensibles que no pasa nada.

    ResponderEliminar
  8. Ojala de verdad lo hayan leído y no sólo sean condescendientes. La manipulación es una práctica oculta en el poder que se valdrá de todos los recursos posibles para lograr determinados efectos. Por ejemplo: diseminar un comportamiento estereotipado, basta con ver la telenovelas que se transmiten no sólo en Latinoamérica sino en todo el mundo. Los roles sociales se establecen tal como un cuento de hadas, pero la estructura falla porque la heroína no vence alguien superior a ella, se deja subyugar y termina estúpidamente enamorada, ya que ante el amor todo se disculpa, reza otro clisé que hemos comprado sin darnos cuenta. Descalificar es muy fácil, el verdadero trabajo y esfuerzo real consiste en no perder la objetividad, en centrarse en las posibilidades, en tener la capacidad de cuestionar y reflexionar sobre el efecto que nuestra palabras tienen. Compararnos con el resto del mundo es descalificarnos por anticipado. Las condiciones de México en los últimos 30 años no han mejorado, las reformas pertinentes se malograron porque todos los partidos políticos no estuvieron dispuestos a pagar el costo del botín político cuando fue necesario. Nosotros, los ciudadanos mexicanos que emitimos un voto, somos corresponsales de este acto fallido, nos gusta pensar que por ser buenas personas todo se solucionará, nos gusta soñar que con el menor esfuerzo podemos tenerlo todo. Sin embargo contamos en el presente con más apertura, la realidad está más allá de los noticieros, la información oficial crea desconfianza. México es un adolescente que se ha dado cuenta de su capacidad, y esta enojado con el mundo, esta desestructurado, busca con legitima ansiedad, con desesperación, un camino, alguien a quien seguir y es entonces cuando las figuras de la caja de cristal que han salido de ahí parecen reales, ¿Lo son, en verdad? Todos manipulamos, es una herramienta de supervivencia, nadie, absolutamente nadie está exento de este defecto. No señores, no tenemos plumas tricolores, ni amarillas, ni azules. Decir que todos los mexicanos somos el eco de nuestras debilidades es terrible, entonces sí estaremos madreados, no por los golpes, sino por nuestra inmadurez, por creer que siempre la Madre nos proveerá, y si hay de otra, no pobretearnos, ni compadecernos, dejemos ya de lloriquear que el gobierno es corrupto, cuando nosotros nos pasamos un alto, cuando no pagamos impuestos, cuando no respetamos al otro, cuando somos insensibles y faltos de empatía, al fin que no soy yo, ni mi familia, cuando en lugar de intervenir ante la falta de justicia sólo criticamos. Aprendamos ya a ejercer una real y efectiva resistencia civil y para eso no hace falta violencia. Ni afectar a quienes no están a favor, nos dividimos en buenos y malos, cuando esa visión maniquea es pueril. Imaginen por un momento que todos damos de baja nuestro celular, que no usamos el auto, no consumimos productos derivados de la lista de empresas que no pagan impuestos, no compramos en las megatiendas, ni en los almacenes de prestigio, no vemos Tv, y mantenemos la comunicación aprovechando las redes. Eso, querida Ana, sí paralizaría a un país y a la economía, si seriamos vistos. Imagina a los maestros en paro dando clases en las plazas publicas, en todas las plazas publicas, sobre la historia no oficial, sobre las materia que nos están más en el plan de estudios, sin bloqueos a avenidas, marchar y ser cívicos e informar de primera mano al resto de la población, organizar jornadas culturales rescatando nuestras tradiciones, son algunas ideas. ¿Qué se te ocurre a ti?...

    ResponderEliminar
  9. yo tenia la idea de que las actrices no pensaban criticamente, que eran ignorantes, brillando solo por su talento de actuar y ser hermosas....pero me has sorprendido....me encanta tu critica de la situacion en mexico, jamas lo hubiera creido, tan talentosa en la actuacion pero mucho mejor en tu faceta de escritora....te felicito....

    ResponderEliminar
  10. Extraordinaria disertación sobre la manipulación desgraciadamente el problema cultural y social de México tiene mucho fondo el pueblo somos un "Willing Victim", El trabajo del PRI en el poder fue espectacular en este aspecto, monopolio del papel, subsidio de empresas como Editorial Novaro haciendo que fuera mas barato comprar el libro Vaquero a colores que un buen libro.

    El retraso es espectacular e impresionante, si vamos al mundo de las telenovelas, ya las novelas de antes son "joyas" a lado de las comedias absurdas como por ella soy Eva, que tienen los mas altos indices de audiencia

    La incultura inducida es la base de esta manipulación; En un caso de molestia personal contra un acto de injusticia en el estado de Colima, promocione en medios electrónicos que vieran las juntas de cabildos de el municipio en cuestión lo cual trajo duras criticas a el Alcalde en cuestión y a su cabildo, POR EL TIEMPO MODAL, nada mas

    Me gustaría Ana fuera de exponer los casos, me ayudaras a pensar una manera de retomar este tipo de temas de manera que la sociedad se de cuenta de lo que sucede no hasta que nos pasen cosas como en "nacemos muertos" (que leeré pronto), o cuando se mueran niños en el ABC, en fin seria increíble poder crear un plan de acción y no de reacción, cuentas conmigo

    ResponderEliminar